Cárnicos y pescados – Sanitización Húmeda

Cárnicos

La carne es uno de los alimentos más perecederos. Para su conservación normalmente se utilizan bajas temperaturas y congelación, pero existen muchos gérmenes y bacterias que no son destruidos de esa manera, pues solo paralizan su actividad. El ozono no paraliza su actividad, sino que los destruye garantizando la asepsia del producto a consumir. El ozono puede utilizarse desde el primer proceso que experimenta la carne hasta su consumo, además proporciona mejor aspecto al impedir la formación de moho, retrasa la putrefacción y elimina el olor.

 

Pescados y Mariscos

Son los alimentos que más cuidado requieren, pero el lavado con ozono como tratamiento inmediato después de la pesca además de eliminar bacterias, virus y hongos, retrasa el proceso de autolisis alargando el periodo de rigor mortis. Proceso necesario cuando el punto de distribución está lejos del lugar de pesca.

La mayoría de contaminaciones de los alimentos marinos desde su pesca hasta llegar al consumidor se pueden evitar con proceso de desinfección y sanitización por ozono en los barcos, factorías pesqueras, transporte y punto de venta.